Teoría del Marketing simplificada

Comparte

Mis conocimientos sobre Teoría del Marketing eran escasos al principio de mi carrera. Había oído hablar a nivel de negocios pero nunca tan a fondo como para entender exactamente de qué iba. Me ha gustado saber que tiene su origen en la Sociología, ciencia que está muy relacionada con mi familia de Brasil. Después de algunas cursos, veo que mi idea original se ha visto ampliada. Si yo la entendía como las técnicas para vender ahora ha tomado más forma y se me ha abierto un mundo de posibilidades muy interesantes. Y me dejo de más rollos. 🙂

Tal y como decía anteriormente, desde mi punto de vista, el Marketing son las diferentes técnicas usadas para vender. Así como la Venta (con mayúsculas) se corresponde a grosso modo con el número de ventas realizados y por lo tanto con un impacto directo sobre los «beneficios» de las empresas, el Marketing va más allá y trata de entender el mercado para llegar mejor al consumidor final. Es la parte estrátegica de cualquier empresa donde se analizan los diferentes objetivos, el target y se valora el producto llegando incluso a darle valor si es necesario.

La necesidad del cliente, para mí, está intrínsecamente relacionada con el producto en sí. Una empresa se crea a partir del análisis del mercado y donde surge una necesidad, surge un producto. Más adelante, este producto puede incluso evolucionar al crear o identificar otras necesidades y por lo tanto modificar la estrategia inicial de la empresa en sus técnicas de venta.

Siguiendo con las estrategias antes mencionadas, el Marketing se ocupa de estudiar y entender el producto, el mercado, el cliente y su entorno. Es por ello que cualquier estrategia de Marketing implica el uso de diferentes técnicas que permitan usar métricas para poder sacar datos que permitan analizar todos esos valores.  

Una vez obtenidos los datos hay que analizarlos y sacarles su jugo para poder a posteriori aplicar los conocimientos adquiridos en el marco de la venta. Por poner un ejemplo, si mi producto es un producto para limpiar. La estrategia me permitirá determinar quién es mi comprador, cuándo es el mejor momento para vender y en qué entorno (ya sean canales offline o online). Una vez tengo todos esos datos y he definido mi objetivo, pondré en práctica las tácticas necesarias de ventas: tanto pueden ser crear una web de e-commerce, como hacer una un anuncio para la tele o incluso contratar personal para vender de puerta en puerta.

Más articulos interesantes

Comparte